Aprenda cómo cuidar desde el hogar el medio ambiente

Busque los centros de acopio y programas de reciclaje cercanos a su comunidad para entregar sus desechos, trate de clasificarlos antes.

Costa Rica es considerado a nivel internacional un país amante de la naturaleza, sin embargo sacamos nota cero en cuanto a reciclaje y manejo de residuos, basta con ver los caños, lotes baldíos, ríos y cómo quedan los estadios después de un evento masivo.

Las autoridades se propusieron la meta de ser en 2021 la primera nación Carbono Neutro del mundo y poco a poco las instituciones y empresas aplican planes para reducir su huella de contaminación, también usted desde su casa puede colaborar.

Daniel Zapata, encargado del programa AmbientaDOS en Kimberly-Clark, expresó que un costarricense promedio genera a diario 0,63 kg de residuos y de la totalidad de estos un 80% puede reutilizarse, lo que claramente muestra que en cada hogar hay valiosas oportunidades de mejora para aquellos quienes voluntariamente aspiran a un comportamiento más sostenible.

“Se debe tener muy clara la diferencia entre basura y residuos. Los residuos valorizables más comunes son: el papel, el cartón, el aluminio y el plástico, siempre secos y limpios. Debemos separar los residuos en cinco tipos: orgánicos, envases, aluminio, papel y cartón y residuos ordinarios”, comentó Manrique Arguedas, encargado de Acción Ambiental de la Universidad EARTH.

En los orgánicos tenemos todo lo que es restos de alimentos, frutas, verduras, cáscaras y residuos de jardín, se excluyen los restos de alimentos de origen animal.

En cuanto a los envases están los de plástico, tetra pack y vidrio, en los plásticos van las botellas, bolsas, pichingas, galones y cubetas plásticas que no contengan residuos de sustancias químicas peligrosas.

No se incluyen botellas de productos de limpieza sucias (suavizantes de ropa, jabón, ceras,etc.), botellas o envases de alimentos sucias, botellas de productos cosméticos sucios (cremas, desodorantes, shampoo) plásticos sucios o mojados, vajillas desechables sucias, bolsas de alimentos como los empaques de confites, empaques de galletas, snacks y similares.

“Aluminio en encuentran los envases de aluminio, latón y hojalata, todos limpios y secos. En cuanto a latas de aluminio están los de alimentos y bebidas, latas de cerveza, gaseosa, bebidas energizantes, snacks y similares. Latón son latas de atún y demás alimentos enlatados tipo conservas”, explicó Arguedas.

Por su parte, los residuos ordinarios también conocidos como No Valorizables son cartón sucio, papel sucio y/o engrasado papel carbón, papel aluminio, residuos del barrido, residuos de tela, servilletas usadas y residuos de los servicios sanitarios.

El trabajo comienza en casa

De acuerdo con el programa AmbientaDOS, Se estima que cerca del 50% de los residuos generados en un hogar son orgánicos, puede crear una compostera doméstica que se ajuste a sus necesidades y disminuye su huella de carbono ya que en vez de ponerlos a producir gases de efecto invernadero en un relleno sanitario, estaría contribuyendo con el reciclaje de los nutrientes del suelo.

Use envases de vidrio, si es posible que la comida que ordena para llevar se la pongan en uno de esos, evite comprar botellas con agua, adquiera desechables biodegradables, reutilice los envases de vidrio, busque bolsas de tela para sus compras, recicle los aparatos electrónicos.

“Un principio esencial es hacer una compra responsable, comprar solo lo necesario, preferiblemente de forma local y antes de hacerlo preguntarnos si su uso repercute en el medio ambiente y si su fabricación fue sostenible. Apague las luces antes de dormir o al salir de la casa, utilice luz LED y elimine el uso de baterías desechables”, indicó Manrique Arguedas.

Para ahorrar agua tome duchas cortas pues cada minuto menos puede ahorrar hasta 45 litros de agua y cuando se cepille los dientes o lave platos o ropa cierre la llave, si es posible recolecte agua de lluvia para regar las plantas o lavar el carro.

Cuando utilice el automóvil verifique la adecuada presión de las llantas, si la presión es más baja la resistencia al rodamiento es mayor y esto consume más combustible y genera más emisiones; además ponga en práctica el carpooling, es una forma de reducir el tráfico vehicular y ahorrar combustible, aconsejan los expertos de AmbientaDOS.

The following two tabs change content below.

Rita Castro Vargas

Latest posts by Rita Castro Vargas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *