Bancos rentables para apoyar a las mujeres

Han sido los bancos estatales los que han liderado la lucha por la inclusión financiera y el acceso al crédito de las mujeres, con claras acciones dirigidas a incrementar esta cartera de clientes, administrando adecuadamente el riesgo.

Nos satisface conocer que los bancos del Estado, específicamente el Banco de Costa Rica y el Banco Nacional, aumentaron sus utilidades. Ambos son instituciones financieras que han dirigido esfuerzos en la bancarización de la mujer, primero el Banco Nacional con BN Mujer y hace un año, el BCR con Kristal.

Contrario a lo que algunos opinan, la banca estatal debe pensar, trabajar e incluir, como uno de sus objetivos, la generación de utilidades, ojalá y abundante y creciente año tras año, para poder re invertir en públicos que requieren de su apoyo, como lo son las mujeres.

Han sido los bancos estatales, incluyendo el Popular, los que han liderado la lucha por la inclusión financiera y el acceso al crédito de las mujeres, con claras acciones dirigidas a incrementar esta cartera de clientes, administrando adecuadamente el riesgo, sin olvidar que son instituciones revestidas de interés públicos cuyo dueño es el pueblo.

Pero no solo por el espíritu democrático de apoyo al desarrollo del país es que los bancos estatales han incursionado fuertemente en políticas de captación y crédito dirigidas a las mujeres, sino porque saben que ellas conforman el 43% de la fuerza laboral, son más ahorradoras, mejores pagadoras, manejan el presupuesto familiar y deciden hasta el 80% de las compras, por lo tanto son un buen negocio, con capacidad de incrementar sus ganancias.

Imaginen lo que podría significar para los bancos captar dineros y brindar créditos para emprender actividades económicas dentro de su casa a un mercado adicional de 395.899 mujeres que actualmente están fuera de la fuerza de trabajo debido a “obligaciones familiares”.

Según el estudio EVA, presentado por Demoscopia a finales del año pasado, más del 90% de las mujeres desean tener un negocio, pero para el 83% de éstas la familia sigue siendo su prioridad, por lo tanto, satisfacer sus aspiraciones y objetivos profesionales y familiares podrían ser atractivo para el sector financiero del país.

Añado a estos datos, que el trabajo de la mujer y el acceso al crédito, según la OIT, pueden ser el factor más importante para reducir la pobreza en las economías en desarrollo. Cifras de la CEPAL apuntan que al otorgarles microcréditos a las mujeres podría reducirse la pobreza entre un 1% a un 14% en Latinoamérica, pues ellas invierten más en la familia, en salud y educación. En consecuencia, una mayor participación en la fuerza laboral y un mayor nivel de ingresos de las mujeres podrían dar lugar a un mayor gasto.

Pero para poder brindar créditos en condiciones y tasas competitivas, tanto a las mujeres, como a cualquier otra persona, es necesario que los bancos, especialmente los estatales, sigan el camino de la contención del gasto, mejoren su infraestructura tecnológica y diseñen e implementen acciones que busquen la rentabilidad, obviamente aplicando las mejores prácticas de negocios que impacten positivamente su eficiencia, agilidad y mejora continua.

Cabe destacar que el Banco de Costa Rica, en los resultados financieros del 2016 presentados en esta semana, reflejó las mayores utilidades netas de su historia alcanzando, por primera vez en casi 20 años, el lugar número 1 en ganancias netas entre todos los bancos del sistema. Esperamos que estas utilidades sigan beneficiando a todos los clientes, en especial a las mujeres, quienes  hoy por hoy son parte de la economía emergente más grande e importante de este siglo.

 

mbatistapetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Marilyn Batista Márquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *