Cáncer de piel: enemigo prevenible

La mayoría de los tumores son benignos, solo se necesita cirugía para removerlos y si la persona toma las precauciones del caso, lo puede evitar.

Es el cáncer que más se atiende en el país, datos del Ministerio de Salud indican que es el primero en incidencia maligna en la población femenina y el descuido es su principal aliado, se trata del cáncer de piel.

Mauricio Mora, dermatólogo, comentó que este cáncer se adquiere por exposición prolongada al sol, pre disposición genética y en algunos casos, trabajar con ciertos químicos.

“Someterse a los rayos ultra violeta no es solo broncearse, también lo es caminar, hacer ejercicio en las mañanas o ir a las cámaras de bronceado, quienes tienen estos hábitos son más propensos a padecer un cáncer, por eso es indispensable usar el protector solar y ponérselo tres veces al día”, explicó el doctor Mora.

Tipos de cáncer

Luis Siles, especialista en enfermedades de la piel,  comentó que existe el carcinoma basocelular, afecta más a las personas de piel tipo 1, es decir, aquellos más blancos o quienes se exponen mucho al sol, aparece a nivel de la cara (nariz, labios, mejillas).

“Puede ser un nódulo que luego se rompe y forma una ulcerita, solamente un nódulo o como una pelotita que se levanta y crece hacia los bordes. Se manifiesta en el área de la cara, pocas veces en tronco y tórax, este es el más benigno, no da metástasis pero destruye la piel”, indicó Siles.

El segundo es el carcinoma epidermoide o escamoso, se presenta como lesiones escamosas, piel que se eleva y cuya base está inflamada o una mancha blanca en el labio inferior; una vez que invade la dermis se puede volver maligno y comprometer la vida del paciente. Siles comentó que puede aparecer en cicatrices viejas o sitios donde hubo quemaduras.

El melanoma es el otro tipo de cáncer, es un lunar que se forma de un momento a otro, igual se presenta en cualquier lugar, es más frecuente en las pieles tipo 1 y 2, generalmente hay antecedentes familiares, el doctor Siles aseguró que es un tumor muy agresivo.

Mora añadió el linfoma cutáneo, se deriva a partir del tejido linfático, el paciente no lo percibe, comienza como picazón que con nada se quita, con el paso de los años aparece como si fuera una alergia y en etapas avanzadas su aspecto es como de un tomate partido a la mitad.

“El cáncer en su mayoría es adquirido, si alguien en la familia tuvo cáncer de piel quiere decir que hay genes que lo inducen, hay un mayor riesgo, pero tienen que haber otros factores alrededor que lo estimulen”, explicó el doctor Mora.

Tratamiento

Una vez que los resultados de la biopsia están listos y se conoce el tipo de tumor, comienza el tratamiento, Mora expresó que casi todos son tratables con cirugía, como por ejemplo el basocelular que en el 98% de los casos se opera, pero a veces la lesión es tan extendida que se necesita la colaboración de un cirujano plástico.

Cuando se presenta una lesión más agresiva se recomienda, además de la remoción del tumor, radioterapia. En etapas tempranas el linfoma cutáneo se trata con esteroides, cuando se vuelve agresivo se irradia la piel con luz ultravioleta y si está avanzado, quimioterapia.

El control es de una o dos veces al año, cuesta mucho que regrese, pero hay casos excepcionales donde el organismo del paciente no responde al tratamiento y pasa generando tumores.

Prevención y alerta

Asolearse es el factor principal para alimentar el cáncer, la persona tiene que ponerse bloqueador solar tres veces al día, en especial si anda mucho en la calle, usar manga larga, gorra o sombrero y maquillaje con protección solar.

“Ya eso de broncearse pasó a la historia, el cuerpo está preparado para recibir cierta cantidad de luz ultravioleta a lo largo del día, pero uno está siempre en movimiento, pero cuando nos vamos a la playa o nos metemos a una cámara de bronceado y nos tiramos una o hasta tres horas sin movernos, lo que estamos haciendo literalmente es achicharrándonos”, recalcó Mora.

El factor del bloqueador solar tiene que ser acorde a su tipo de piel, el tipo 1 son los muy blancos, ellos no se broncean sino se queman; tipo 2 blancos, tipo 3 moreno claro y se broncea de forma gradual, tipo 4 es moreno oscuro y siempre se broncea, tipo 5 son los de piel oscura y los tipo 6 pieles muy oscuras.

Asimismo, es necesario que usted preste atención a señales como lunares nuevos, manchas que con el paso de los meses cambian de color y/o se extienden.

rcastropetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Rita Castro Vargas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *