De “cenicientas” y el trabajo doméstico no remunerado

En Costa Rica, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos-INEC (2011) más de 614 mil trabajan duro, pero no tienen acceso -ni el derecho reconocido- a una remuneración y se encuentran desempleadas debido a “obligaciones del propio hogar”; 569.664 son mujeres y 44.361 son hombres.

Esas obligaciones, que implican jornadas 24/7 por las que no se percibe salario alguno, a pesar de ser mucho más extenuantes y de mayor responsabilidad que otros oficios, se relacionan con el hacerse cargo de los quehaceres domésticos cotidianamente, así como el cuido de niños, niñas, personas enfermas, con discapacidad o adultas mayores; asumidas principalmente por mujeres con edades entre los 24 y los 54 años.

Esta tendencia invisibilizante y excluyente, está relacionada con la edad reproductiva de las mujeres y la conformación de las familias, pero sobre todo, con la división sexual y social del trabajo, según dicta el mundo imaginario de lo femenino y lo masculino.

Es así como uno de los pilares fundamentales para alcanzar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, pasa por la redistribución del trabajo doméstico no remunerado y una justa organización social de las tareas de cuido.

Estamos hablando de que hombres y mujeres tengamos las mismas responsabilidades familiares, para que entonces sí, haya acceso real a los mismos derechos. Para que dejen de ser las mamás, las abuelas, las hermanas o las hijas de cada seno familiar, las únicas responsables de trabajar el doble o sacrificar metas académicas, laborales y personales, a fin de proporcionar bienestar a sus seres queridos.

Las “cenicientas” costarricenses no necesitamos el rescate de un príncipe azul. Queremos tomar las oportunidades que la responsabilidad exclusiva del trabajo doméstico nos ha negado por generaciones y que se reconozca, visibilice y remunere el esfuerzo desempeñado, si decidiéramos quedarnos en casa.

Esto será posible a través de la construcción de una nueva masculinidad y de un Estado dispuesto a romper roles preestablecidos, con el impulso y ejecución de respuestas nacionales, que velen por el cumplimiento de los objetivos del desarrollo sostenible (ODS, ONU) con enfoque de género y derechos humanos.

Después de todo, como lo señaló la CEPAL, ONU , “no es posible realizar todo el potencial humano y alcanzar el desarrollo sostenible si se sigue negando a la mitad de la humanidad el pleno disfrute de sus derechos humanos y sus oportunidades”, en referencia a las mujeres y las situaciones de desigualdad que enfrentamos.

Quienes integraremos la próxima Asamblea Legislativa tendremos el deber de ocuparnos en generar legislación y control político que conciba el cuido como una responsabilidad social, en la que hombres, mujeres e instituciones deben participar, para garantizar facilitar a las familias la posibilidad de asumir responsabilidades hogareñas de manera compartida.

_

Nielsen Pérez Pérez

Candidata a Diputada primer lugar de San José

Partido Acción Ciudadana

The following two tabs change content below.

Nielsen Pérez Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *