Depilación: aliado de la belleza pero de cuidado

La cera caliente y el láser son las dos técnicas más usadas para depilar, es importante que las realice un experto y que se suspenda de inmediato ante alergias u otros daños en la piel.

Unas lo hacen por estética, otras por exceso, lo cierto es que la depilación es una técnica muy usada y es necesario que las personas se informen antes de acudir donde cualquiera “profesional”.

Laura García, esteticista de Barsú Spa, comentó que las zonas más comunes a depilar son: bigote, las axilas, el área del bikini y piernas en mujeres; en hombres se acostumbra la espalda, pecho y axilas, quienes practican deporte se depilan sus partes íntimas y externas por razones de higiene.

Hay distintas técnicas: las máquinas de depilar con cuchilla, que es la más común  y económica; la cera caliente, más utilizada por las mujeres, esta es una técnica en la que el vello dura más en salir ya que es arrancando desde la raíz y con el tiempo el bello se debilita y deja de crecer.

“También existe otro tipo de técnica que es utilizada en las áreas de menos vello como  la cara, se trata de la depilación con hilo. Esta técnica está muy de moda, es más segura ya que no produce alergia ni irritación en la piel sin embargo si puede ser un poco doloroso”, indicó García.

Por supuesto está el láser, la cual elimina el vello en su totalidad y para toda la vida, pero puede ser muy costoso, son varias sesiones las cuales dependen de la cantidad de vello y su grosor.

Problemas

Como casi todos los tratamientos o técnicas estéticas, depilarse tiene sus enemigos, García acepta que en el caso de la maquinilla, la misma puede irritar la piel y los bellos crecen más rápidamente.

La cera y el láser son los más seguros, pero pueden causar también irritación, el sitio imujer.com dice que  el sangrado, la irritación y los cortes son comunes cuando se usa la cera, señala también que la piel pierde elasticidad y se arruga más rápido de lo normal.

El doctor Esteban Coto, Gerente Médico de Roche, señaló que esta técnica realizada de forma adecuada no debe producir lesiones temporales ni permanentes a la piel, incluso a largo plazo puede disminuir la abundancia y grosor del vello en la zona tratada. Sin embargo, cuando se trata de cera caliente se deben extremar los cuidados para evitar quemaduras.

“El procedimiento en sí es doloroso ya que el pelo literalmente es arrancado desde la raíz y en algunos casos, esto puede producir inflamación (foliculitis) o pseudofoliculitis, que suele ser de carácter transitorio”, expresó el galeno.

En el caso de la depilación con láser, la misma debe ser aplicada por una persona calificada que cuente con el equipo correcto, según Coto éste es un procedimiento seguro y con poca incidencia de efectos secundarios, aunque los más frecuentes son: dolor en el momento, enrojecimiento de la zona, quemaduras superficiales incluyendo en muy aisladas ocasiones ampollas y cambios de coloración de la piel.

Todos suelen ser de carácter transitorio en la mayor parte de los casos, desapareciendo de una a cuatro semanas después del procedimiento, agregó.

Un estudio publicado en The Huffington Post indica que quienes se depilan el vello púbico tienen un 80% de probabilidades de contagiarse de alguna enfermedad de transmisión sexual, se entrevistaron a más de 7500 adultos con edades entre los 16 y 65 años.

¿Amigo o enemigo?

El vello corporal es un residuo del proceso evolutivo del ser humano. Todos los mamíferos estamos cubiertos de una capa de pelo en el cuerpo, la función primordial es la conservación del calor, sirve en situaciones de peligro y evita lesiones por roce de la piel.

Con el paso del tiempo y la evolución del ser humano, además de los cambios en el ambiente provocaron que el vello tuviera un carácter residual, Esteban Coto manifestó que en algunas zonas como el genital y el axilar, persiste en grosor y abundancia ya que aún cumple una función de lubricación y protección de pliegues de la piel en zonas de alto roce.

“Existen limitadas indicaciones médicas para remover el vello corporal, siendo las más frecuentes casos severos de pseudofoliculitis (“pelos encarnados” que aparecen en zonas como la barba y que, paradójicamente, suelen salir luego del rasurado) e indicaciones relacionadas con la percepción estética del individuo (trastornos endocrinológicos en la mujer, hipertricosis o exceso de vello corporal secundario al fármacos, entre otras)”, declaró el médico.

Si usted es de las damas que se depila, busque al profesional más adecuado y suspenda de inmediato la técnica si nota alguna alergia o quemadura.

rcastropetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Rita Castro Vargas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *