El estrés puede ser positivo

Un poco de adrenalina en la vida es necesario para ese kilómetro extra que queremos recorrer o para salir avante de algún problema.

El estrés es “una sensación de tensión tanto física como psicológica, que puede ocurrir en situaciones específicas, difíciles o inmanejables” escribe el psicólogo Manuel Jesús González García, en su libro: El manejo del estrés.

Lo importante de esta cita es que el estrés se basa en una percepción que tiene el individuo de que algo le provoca tensión o es inmanejable.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que no todo estrés es malo… en realidad todos necesitamos un poco de estrés en la vida, apunta el científico Brian Clegg, “un poco de adrenalina en la vida es necesario para ese kilómetro extra que queremos recorrer o para salir avante de algún problema”.

En este contexto, el manejo del estrés, se visualiza como un esfuerzo por manejar o reducir la tensión.

Hay varias técnicas para reducir el estrés; por ejemplo, La Asociación Canadiense de Salud Mental recomienda lo siguiente:

  • Reconocer los síntomas del estrés.
  • Revisar el estilo de vida y ver que se puede cambiar.
  • Usar técnicas de relajación.
  • Hacer ejercicio.
  • Mantener una dieta equilibrada a base de frutas, vegetales, granos enteros y alimentos altos en proteínas, pero bajos en grasa.
  • Descansar y dormir suficiente.
  • Hablar con otras personas: amigos, consejeros profesionales y personal de apoyo.
  • Ayudar a otros.
  • Participar en trabajo voluntario.
  • Alejarse por un tiempo.
  • Ignorar las críticas de los demás.
  • No ser demasiado competitivo.
  • Tomar la iniciativa de ser amigable.

Para la psicóloga Gina Montenegro, el reconocer los síntomas y revisar la vida, es el primer paso y sugiere hacer el siguiente ejercicio que puede ayudar a concientizarse de lo que provoca el estrés y tratar de controlarlo y entenderlo.

Se necesitan 15 minutos de tranquilidad y un bloc de notas.

Tome una hoja y divídala en 3 columnas en que se muestren los horarios que se tienen en la vida, por ejemplo trabajo, noches, fines de semana. En cada columna se escriben las diferentes actividades que se hacen con más frecuencia. Es importante incluir la “actividades cruzadas”, que son como el transporte al trabajo, ya sea en autobús o en auto (no importa en qué columna se ubique).

Después de hacer esto, se debe pensar en uno mismo en cada actividad y hacerse las siguientes preguntas: ¿Cuánto control tengo?, ¿Cuánto puedo decidir qué y cuándo hacerlo?

Al final usted convertirá las situaciones incómodas en momentos gratificantes que le permitirán recorrer ese kilómetro extra.

Favicon

rarguellopetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Rosita Argüello Mora

Latest posts by Rosita Argüello Mora (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *