El rol de la mujer en la Iglesia Católica

1

Por: Monseñor José Rafael Quirós

Arzobispo Metropolitano

Siempre que pretendemos analizar un tema como éste, necesariamente hemos de volcar nuestra mirada hacia Jesucristo, que es quien fundó y guía la Iglesia por la acción del Espíritu.

En tiempos de Jesús, la mujer no era tomada en cuenta en la vida religiosa, la religión era sobre todo de varones. Entre algunas prescripciones tenemos que la mujer era indigna de participar en la mayoría de las fiestas religiosas, no podía estudiar la torá ni participar en modo alguno en el servicio del santuario. No se aceptaba en juicio alguno el testimonio de una mujer, salvo en problemas estrictamente familiares. Estaba obligada a un ritual permanente de purificación. En campo social, era objeto de discriminación, así, dentro del matrimonio se le veía como una posesión del marido, no podía conversar a solas con ningún hombre so pena de ser considerada como indigna y hasta adúltera. Ante cualquier sospecha de infidelidad, debía someterse a la prueba de los celos. Siempre se atribuía a ella la esterilidad de la pareja. La discriminación en caso de adulterio era radical. (cf. Núm. 5, 12-22).

De ahí que la relación que entabla Jesús con la mujer es sumamente llamativa, y se constituye en toda una novedad, que hasta resultaba escandalosa. Habla con ellas con naturalidad, espontaneidad, sin afectación; pero siempre con sumo respeto, discreción, dignidad y sobriedad delicada. Les permite que le sigan de cerca, que le sirvan con sus bienes (cf. Lc 8, 1-3). Les muestra su amor, comprensión y misericordia, si no recordemos el perdón otorgado a la adúltera, y muchas de ellas recibieron milagros de Jesús. Rompe con los esquemas socioculturales de su tiempo.

Es partiendo de esto, que la mujer siempre ha jugado un papel fundamental en la vida y misión de la Iglesia. Porque la mujer es ante todo una persona humana, creada por Dios, y destinada a la vida eterna, en idénticas condiciones en cuanto a su dignidad que el varón. Resulta muy enriquecedor el hecho de que la mujer tenga conciencia de estar llamada a un papel muy activo en la vida de la Iglesia. Así fue en los comienzos de la era cristiana y se ha dado a lo largo de la historia. El Concilio Vaticano II, no obvió esta realidad cuando afirma “”Como en nuestros tiempos participan las mujeres cada vez más activamente en toda la vida social, es de gran importancia su mayor participación también en los campos del apostolado de la Iglesia” (Decreto Apostolica actuositatem, 9).

Es suficiente con acercarse a cualquiera de nuestras comunidades, para constatar el papel preponderante que tienen las mujeres en la vida y misión de la Iglesia, ellas ejercitan su sacerdocio general en ámbitos, tales como la catequesis, su participación en la liturgia, en la formación, hoy no son pocas las que siendo especialistas en ciencias sagradas, enseñan en universidades, forman parte de los tribunales eclesiásticos, están presentes en los consejos pastorales, en los que se toman decisiones importantes para la marcha de la parroquia, y así muchos ámbitos donde de no ser por la mujer, no se podría avanzar.

El hecho de que no se le conceda el ministerio sacerdotal, que es en gran medida el señalamiento de discriminación que se le da a la Iglesia, responde a una exigencia de fidelidad a la voluntad de Jesús, “Si Cristo -con una elección libre y soberana- ha confiado solamente a los varones la tarea de ser ‘icono’ de su rostro de ‘pastor’ y de ‘esposo’ de la Iglesia a través del ejercicio del sacerdocio ministerial, esto no quita nada al papel de la mujer, así como al de los demás miembros de la Iglesia que no han recibido el orden sagrado. Por lo demás, todos somos igualmente dotados de la dignidad propia del ‘sacerdocio común’, fundamentado en el Bautismo. En efecto, estas distinciones de papel no deben interpretarse a la luz de los cánones de funcionamiento propios de las sociedades humanas, sino con los criterios específicos de la economía sacramental, o sea, la economía de ‘signos’ elegidos libremente por Dios para hacerse presente en medio de los hombres” ” (JUAN PABLO II, Carta a las mujeres, 11).

El Papa Francisco también nos ilumina sobre el papel de la mujer en la Iglesia, «Cuando digo que es importante que las mujeres sean más consideradas en la Iglesia no es solo para darles una función, la secretaría de un dicasterio… no, sino para que nos digan cómo sienten y ven la realidad, porque ven desde una riqueza diferente, más grande.» “Es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia. Temo la solución del ‘machismo con faldas’, porque la mujer tiene una estructura diferente del varón. Pero los discursos que oigo sobre el rol de la mujer a menudo se inspiran en una ideología machista. Las mujeres están formulando cuestiones profundas que debemos afrontar. La Iglesia no puede ser ella misma sin la mujer y el papel que esta desempeña. La mujer es imprescindible para la Iglesia.”

Favicon

The following two tabs change content below.
jquirospetra@gmail.com'

Monseñor José Rafael Quirós

jquirospetra@gmail.com'

Latest posts by Monseñor José Rafael Quirós (see all)

Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *