Equidad de género en juntas directivas de Cámaras

Hasta hace unos diez meses dos de cada siete puestos en las juntas directivas del Gobierno eran conformadas por mujeres, pero el actual presidente, Luis Guillermo Solís, cumplió su palabra de impulsar la paridad de género, evidenciado con sus nombramientos en la mayoría de las Juntas de Bancos y otras instituciones públicas.

Este ejemplo debe seguirlo las asociaciones y cámaras representativas del sector privado, que aunque han incorporado a valiosas mujeres empresarias en sus organizaciones, todavía están muy lejos de lograr la paridad, a pesar de que sobran las féminas que están dispuestas a trabajar por la libre de empresa.

La Cámara Nacional de Turismo  se puso a la vanguardia eligiendo a 6 mujeres en los 12 puestos disponibles, 3 de ellos claves como el de Tesorera, Secretaria y Fiscal. ¡Aplauso para CANATUR!; pero otras cámaras de mayor trayectoria como la de Comercio y la de Industrias, aunque cuentan respectivamente con una vice presidenta, todavía siguen en rezago con la presencia de tan solo 6 mujeres en 23 de los puestos.  Hasta la Cámara de Exportadores de Costa Rica, CADEXCO, que ha sido la pionera en mujeres que han ocupado reiteradamente la Presidencia de la organización, solo cuenta con 6 féminas dentro de los 23 puestos de su Junta.

¿Cuánto tiempo más deben esperar las mujeres empresarias por el cumplimiento de la Ley de Porcentaje Mínimo que impone una regulación a las asociaciones civiles de asegurar que en la conformación de sus órganos de gobierno, juntas directivas o consejos directivos, se garantice la representación paritaria de ambos sexos?

¿No les quedó claro a los líderes empresariales la resolución de la Sala Constitucional que afirma que esta Ley impulsa el equilibrio entre sexos, basada en instrumentos internacionales de derechos humanos que han reconocido como legítima la posibilidad de que los Estados establezcan medidas legislativas con  el objetivo de corregir y eliminar situaciones objetivas de injusta desigualdad?

Más allá de que se pretenda imponer  una medida de discriminación inversa o compensatoria, que  establece una acción afirmativa de equilibrio entre sexos, lo importante es comprender que si la mujer es el 43% de la fuerza laboral, el 51% de la población en Costa Rica y posee más educación universitaria y dominio de idiomas que el hombre, es justo y lógico aprovechar  ese conglomerado de talento para ayudar a dirigir a un país que más que nunca necesita la pasión, mística, compromiso, solidaridad, trabajo en equipo, inteligencia emocional  y la tolerancia que son las  características  naturales del liderazgo femenino.

mbatistapetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Marilyn Batista Márquez

Latest posts by Marilyn Batista Márquez (see all)

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *