Estudio demostró éxito en esquema de vacunación contra el virus del Papiloma

El 80% de las muertes por cáncer de cuello uterino ocurre en países en desarrollo, según los expertos éste es el más fácil de prevenir, sin embargo las mujeres no acuden a sus citas de control.

Un estudio realizado en 70 mujeres entre los 13 y 22 años en Costa Rica demostró que un esfuerzo articulado entre educación para la salud y una acción de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), pueden alcanzar metas elevadas de cumplimiento en esquemas de vacunación, y por ende de protección ante problemas de salud pública en el corto, mediano y largo plazo.

El estudio efectuado entre el 2015 y finales del 2016 por la Asociación de Ginecología Oncológica y la Asociación de Ginecología de la Adolescente, tenía como objetivo prevenir la infección por Virus del Papiloma Humano por medio de la vacunación para reducir la incidencia de cáncer cérvico uterino en adolescentes. Sus investigadores principales fueron los doctores Rita Peralta y Danilo Medina.

La población estuvo compuesta por mujeres adolescentes entre 13 y 22 años, de ellas 84% solo contaba con primaria completa, pertenecientes a nivel socioeconómico bajo y medio, algunas con situaciones de violencia intrafamiliar y víctimas de abuso sexual,  mientras que  65% tienen una vida sexual activa y 60% tenían antecedentes de embarazo.

“La vacuna contra el VPH es recomendada para mujeres de 9 a 45 años y hombres de 9 a 26 años, la edad óptima de aplicación preventiva es en la adolescencia especialmente antes del inicio de las relaciones sexuales, sin embargo, actualmente no forma parte del  esquema de vacunación de la CCSS y sólo se puede adquirir a nivel privado donde  tiene un costo de 40 mil colones la dosis y se requiere la aplicación de 2 dosis, lo que dificulta el acceso a los sectores más vulnerables por sus bajos recursos”, explicó Medina.

El proyecto consistió en un proceso de vacunación y educación integral sobre el virus, con el objetivo de demostrar que a pesar de ser una aplicación compleja de tres dosis periódicas, es posible implementar un esquema de vacunación contra el virus, aún en las poblaciones más vulnerables. Como resultado principal se logró  la culminación del proceso de un  90% de las participantes.

Las aplicaciones de las dosis de la vacuna se hicieron entre noviembre y diciembre del año 2015 y junio del 2016 y fueron donadas por la Asociación pro Clínica de Adolescentes del Hospital Calderón Guardia. Durante el proceso, los reportes de efectos secundarios fueron mínimos y no se presentaron complicaciones de ningún tipo.

El nombre de la vacuna usada es Gardasil y se utiliza en la prevención del virus del papiloma humano tipos 6, 11, 16 y 18, que  es la enfermedad de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial, este padecimiento está relacionado ampliamente con la incidencia del cáncer cérvico uterino y verrugas genitales.

Existen factores de riesgo biológico y psicosocial que hacen que la población adolescente sea más vulnerable para adquirir el virus, aun así se puede considerar la vacunación en adultos no vírgenes, recordando la importancia de exámenes médicos previos y posteriores a la aplicación.

“La vacunación contra VPH es una estrategia altamente eficaz contra la infección por este virus, por lo que la aplicación de la misma a adolescentes, puede ser una acción de medicina preventiva contra enfermedades con alto costo económico y social en la población adulta”, comentó Medina.

The following two tabs change content below.
fabiola.ruiz@efectiva.cr'

Fabiola Ruiz Chaves

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *