Meriendas: esenciales para una dieta variada y balanceada

Los nutricionistas recomiendan cinco tiempos de comida y que las meriendas deben hacerse de dos a tres horas después de cada comida principal.

Para tener una alimentación variada y balanceada debemos incorporar alimentos de todos los grupos, en las cantidades correctas, dentro de nuestra alimentación diaria. De esta forma, se garantiza el aporte de nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.

Pero, además, del tipo y cantidad de alimentos que debemos consumir, se debe prestar especial atención a la frecuencia del consumo. Los expertos recomiendan la ingesta de alimentos cada tres horas, en promedio, para lograr que el organismo cumpla con las exigencias diarias. Es por esa razón que las meriendas juegan un rol esencial en nuestra alimentación.

Las meriendas nutritivas, variadas y balanceadas, ofrecen múltiples beneficios, como:

  • Mantienen el metabolismo activo.
  • Regulan los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre. Esto evita que lleguemos con mucha hambre a la siguiente comida.
  • Contribuyen a que nos sintamos satisfechos por más tiempo.
  • Refuerzan nuestra alimentación diaria, mediante un aporte adicional de nutrientes y energía.

La falta de tiempo por las múltiples tareas que deben cumplirse diariamente, como reuniones y compromisos de trabajo, la atención de las labores del hogar, el cuido de los niños, las actividades sociales, entre otras, son algunas de las excusas más frecuentes que ponemos los adultos para omitir las meriendas. Sin embargo, es vital generar un cambio de mentalidad y de hábitos, pues esto podría costarnos más caro de lo que creemos.

Pero, ¿qué alimentos podemos incluir en las meriendas? Se pueden incorporar alimentos de todos los grupos, tales como: cereales, frutas, vegetales, carnes, leche, lácteos y grasas. Las galletas integrales con queso, un yogurt descremado, tiras de vegetales, frutas frescas, emparedados de atún o huevo, frutos secos como maní o almendras, e inclusive un batido preparado con leche y frutas frescas, son algunos ejemplos de meriendas.

Además, es importante que siga los siguientes consejos para incluir siempre las meriendas en su dieta diaria:

  • Planifique con antelación sus meriendas para evitar el consumo de alimentos fritos o altos en azúcar como los dulces, pastelería, jugos azucarados, gaseosas, entre otros.
  • Si usted realiza las meriendas fuera de casa, prefiera alimentos fáciles de transportar como frutas frescas con cáscara, como mandarinas y bananos. Otra opción son las galletas de cereal integral empacadas.
  • Tenga siempre a mano, tanto en casa como en el trabajo, una variedad de meriendas saludables y nutritivas.
  • La merienda debe consumirse para satisfacer el apetito y nutrirse. Resístase a la tentación de comer por aburrimiento, frustración o estrés y evite comer cuando realiza otra acción, porque en ambos casos se tiende a comer de más.

Recuerde que el consumo de alimentos, en porciones pequeñas y de manera frecuente, también es una estrategia de control de peso conveniente.

 

Por: Patricia Vial Salvat

Gerente de Nutrición, Salud y Bienestar de Nestlé Centroamérica.

glorianaloria@nexopr.com

consultas.nutricion@pa.nestle.com

 

The following two tabs change content below.

Redacción Petra

Latest posts by Redacción Petra (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *