Papanicolau y mamografía: aliados de la salud femenina

Toda mujer que haya iniciado su vida sexual, independientemente de la edad, debe realizarse ambos procedimientos.

Son dos exámenes fundamentales, obligatorios para todas las mujeres, sin embargo por pereza o desconocimiento, muchas no acuden a las citas, hablamos del Papanicolau y  la mamografía.

La doctora Nancy Hernández,  médico integral, explicó que el Papanicolaou o citología vaginal es un procedimiento simple que consiste en tomar una muestra de células del cuello del útero o cérvix para detectar cambios prematuros que podrían derivar en cáncer de cuello cervicouterino, este examen no duele, aunque algunas damas dicen que es un poco incómodo.

“El chequeo debe realizarse a toda mujer que haya iniciado su vida sexual, independientemente de la edad. La frecuencia es cada dos años, a menos que tengan factores de riesgo para cáncer de cuello de útero como herencia, infección por el virus del papiloma humano, historia personal de enfermedades de transmisión sexual, entre otros; en estos casos se debe realizar anual o según lo determine el ginecólogo”, declaró Hernández.

Para que los resultados sean lo más precisos posible se deben de tener los siguientes cuidados:

  • No tener relaciones sexuales dos o tres días antes de la prueba.
  • No utilizar lavados, cremas vaginales ni óvulos dos o tres días antes.
  • Programe su cita al menos cinco días después de terminado el periodo menstrual.

Mamografía

La doctora Carolina Zamora, docente de UCIMED, indicó que la mamografía es la toma de imágenes de los senos por medio de rayos X, detecta de forma temprana el cáncer, incluso si la mujer no se ha encontrado nada durante el autoexamen de mamas.

“La mamografía se debe realizar a partir de los 40 años de manera anual. Si hay antecedente de cáncer de mama en familiares directos, se debe preguntar al médico si es necesario comenzar a realizar esta prueba antes”, informó Zamora.

Algunas mujeres suelen confundir este examen con el ultrasonido de mamas,  Zamora aclaró que éste ayuda a distinguir entre lesiones quísticas, con líquido, o sólidas y es útil en aquellas mamas de composición densa, pero no sustituye la mamografía, más bien la complementa.

Nancy Hernández añadió que el ultrasonido se le practica a féminas menores de 35 años que tengan una masa palpable en su busto o algún cambio notable en sus mamas.

Antes de realizarse el examen, la paciente debe:

  • Informar si está embarazada
  • No utilizar talco en polvo, desodorante o loción debajo de los brazos o en las mamas el día de la prueba
  • Llevar las mamografías anteriores para comparar con el examen actual.

Otros cuidados

Además de estos dos, ambas galenas aconsejan:

  • Realizarse mensualmente el autoexamen de mama
  • Chequear la presión arterial, el colesterol y la glucosa
  • Después de la menopausia, hacerse la densitometría ósea para determinar la masa ósea.

rcastropetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Rita Castro Vargas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *