¿Qué cocinar para el almuerzo del día siguiente?

Olvídese del arroz con atún o el salchichón frito; no hay excusa para no comer saludable en minutos. Recuerde que la creatividad y la organización son la clave para ahorrar tiempo en la cocina.

Al finalizar la jornada laboral solo queremos llegar a la casa, quitarnos los zapatos, el sostén y acostarnos a dormir, sin embargo, caemos en razón que eso se trata de una utopía, pues vemos los trastes sucios, camas sin tender, regueros en la sala y nos queda por alistar la cena de esa noche y el almuerzo del día siguiente.

Muchas veces aunque se viva solo, con la pareja o con hijos, los alimentos que consumimos a diario no se compran ni se preparan solos; por ello queremos hacer más simple esta tarea que no es difícil pero sí agotadora, y como la clave del éxito siempre es la organización, le diremos como no desgastarse en la cocina para que al final del día el tiempo le rinda.

La Dra. Paola Delgado experta en nutrición recomienda organizar el menú por semana, de esta forma el fin de semana que son los días con los que contamos más tiempo libre se puede hacer una lista de lo que se comerá cada día. Esto no solo le ayudara a no tener que improvisar durante la semana sino que además a la hora que comprar el diario, sabrá que tener siempre en la despensa.

A la hora de adquirir las carnes, una buena idea que nos aporta la nutricionista, es cortarlas, adobarlas y guardarlas en el congelador por porción. Si ese día por la noche solo una persona va a cenar, no es necesario descongelar todo el kilo de “pollo” que se compró, o llegar en la noche a marinar la carne para llevar de almuerzo al día siguiente.

Lo mismo puede hacer con los vegetales y las frutas. Dejarlos picados y empaquetados listos para consumir.

Así por ejemplo, una receta fácil y deliciosa para hacer son fajitas de carne y pollo, las cortamos en tiritas, las adobamos con sal, pimienta y orégano, las sofreímos con chile y cebolla en aceite de oliva, acompáñelas con pan pita o si prefiere una porción de arroz y ensalada al gusto.

Preparar comida en poco tiempo no tiene porque remitirle a fritura, solemos pensar que para hacer una cena o un almuerzo rápido es echar al sartén y freír, pero existen otras formas de preparar los alimentos que no nos llevará más de 20 minutos. Tanto las carnes como los vegetales pueden ser al horno, a la plancha (sin grasa), al vapor, hervidos o al microondas.

Ésta última herramienta que usamos solo para calentar, puede ser de gran ayuda en estos casos cuando el cansancio nos gana, sin embargo, para sacarle el mayor provecho debemos tener en cuenta los siguientes aspectos.  Siempre pensamos que el horno de microondas reseca mucho los alimentos y en efecto, es así, pero si no se usa correctamente.

Si por ejemplo lo que queremos es cocer verduras en agua, las ondas del microondas no sólo evaporarían el agua añadida sino también la del interior del alimento, lo recomendable es evitar esa evaporación con una tapa o un plato encima del recipiente, puede ser  con un plato o tapadera de silicona, es importante que el cobertor no toque la comida.

Se imaginan un delicioso filete de pescado con mostaza al microondas, bueno es muy simple. Por una parte derretimos mantequilla y le agregamos miel, mostaza Dijion, jugo de limón, sal y tomillo, vertemos la mezcla sobre los filetes. Cubrimos con una tapa o un plato y cocinamos en alto por 4 minutos cada lado.  El pescado como es una carne de cocimiento rápido, es genial para hacerla al vapor o con esta herramienta tan útil.

Delgado nos recomienda que para no aburrirse del sabor de las carnes, se puede acompañar “por opciones de salsas que sean bajas en grasa y calorías, por ejemplo una salsa de tomate natural, salsa de maracuyá, salsa de naranja, salsa de hongos naturales, salsa de piña o agregarle diferentes tipo de especies naturales como orégano, tomillo, ajo o albahaca”.

Los picadillos también son una buena opción, si desde el fin de semana que organizó su menú dejó los vegetales cortados, simplemente hiérvalos deje que el agua se evapore un poco, agréguele chile dulce, cebolla, culantro, achiote, sal al gusto y alguna carne o embutido que tenga a mano. Puede combinar las papas con salchichas, chayote con carne molida y maíz dulce, ayote con tiritas de carne, y así con lo que disponga en  su nevera.

Otra idea que le damos son los granos que ya vienen cocidos como los garbanzos o las lentejas, pues es solo abrir la lata lavarlos bien antes de iniciar su preparación pues esto ayuda a eliminar el sodio en exceso que traen estos alimentos. Viértalos en una olla y agréguele atún,  pollo o carne desmenuzada, alguna salsa de su preferencia y ¡wala!

Olvídese del arroz con atún o el salchichón frito; no hay excusa para no comer saludable en minutos. Recuerde que la creatividad y la organización son la clave para ahorrar tiempo en la cocina.

Favicon

kmartinezpetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Karina Martínez Rojas

Latest posts by Karina Martínez Rojas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *