Recuperando fuerzas después del parto

Un ambiente tranquilo, evitar alimentos que le provoquen cólicos, aseo en las mamas son algunos de los cuidados que debe tener la mujer después del embarazo.

La llegada de un bebé a la casa es una mezcla de emociones para toda la familia, los nuevos padres tienen una rutina diferente o dividen su tiempo entre ese nuevo miembro y sus otros hijos, en fin.

Pero en medio del corre, corre y de brindarle todas las atenciones al recién nacido, la madre necesita reposar y recuperar fuerzas, ya que si ella tiene un buen estado de salud, su bebé también gozará del mismo.

Leonel Abud, Ginecólogo, manifestó que lo principal es descansar lo máximo posible, ya que durante el periodo post parto hay pérdida de sangre, así que cuando bebé duerme, mamá tiene que hacer lo mismo.

“Debe cuidar los pezones para evitar que se le haga una fisura, la mujer después de dar de mamar tiene que hidratarlo con alguna crema, ya que se puede adquirir una bacteria o mastitis”, comentó Abud.

La mastitis es una inflamación de los pechos, puede ser causada por una obstrucción o una bacteria.

Otra de las recomendaciones es abstenerse de relaciones sexuales en las seis primeras semanas del periodo post parto, lo mismo con los ejercicios, no hay que ir de una vez al gimnasio a reincorporarse a su rutina o retomar el deporte, sino más bien empezar a caminar para recuperar la condición.

“Las mujeres con cesárea o a las que les practicaron la episiotomía tienen que lavarse la herida unas tres veces al día con agua a temperatura ambiente y ponerse un antiséptico, por supuesto seguir alguna instrucción adicional del especialista”, añadió.

La episiotomía o piquete es un corte que se realiza entre la vagina y el ano, esto favorece la salida de la cabeza del bebé.

Alimentación adecuada

La dieta es otro de los actores principales no solo para una adecuada recuperación, sino para la lactancia.

Laura Mata, de Consultas Nutrición, expresó que es normal que después del nacimiento la madre tenga mucha hambre, esto se debe a un aumento en la necesidad de energía para la producción de leche materna.

“Alimentos como las frutas, jugos de fruta natural, el arroz integral, la avena, frijoles, la leche pueden aportar gran parte de esta energía. Las proteínas son también muy importantes porque ayudan en la reconstrucción de tejido después del parto, por ello se recomienda el consumo de carne, pescado, huevo, queso, yogurt, semillas y leguminosas para conseguir las proteínas necesarias”, explicó la nutricionista.

Como lo señaló el doctor Abud, la pérdida de sangre es común en esta etapa, por ello se debe incrementar la ingesta de hierro para evitar  los problemas de anemia, se sugiere carne roja, garbanzos, lentejas, brócoli y  espinacas.

El calcio también es vital, ya que las reservas serán utilizadas para suplir las necesidades del bebé, por lo que el yogurt, queso, sardinas, almendras, nueces, brócoli, acelga, espinaca, col rizada son aconsejables.

La sed es algo normal, aunque el agua es suficiente, jugos de frutas naturales, agua de pipa, té de hierbas, caldos, sopas, cremas, salsas naturales, batidos de frutas y vegetales pueden ser opciones.

Si usted tuvo una cesárea, Mata indicó que la vitamina C  ayuda con la cicatrización de heridas, la misma se puede encontrar en la guayaba, el kiwi, limón, naranja. A la lista se une la vitamina K como vegetales de hoja verde oscuro, hígado, aceites vegetales,  tomate, alfalfa y cereales integrales.

Sin embargo, si al pequeño se le detecta una alergia a algún alimento en particular, la madre debe suspenderlo de inmediato, aseguró el doctor Abud.

 

rcastropetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Rita Castro Vargas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *