Shirley Cruz demuestra que el fútbol también es un asunto de mujeres

Actualmente es una de las candidatas a mejor jugadora de la Liga Francesa, compite con Cristiane Rozeira, además de Dzsenifer Maroszan y Eugénie Le Somer del Olympique Lyon.

Es referente del deporte nacional, la primera mujer en jugar en el extranjero,  con mucho esfuerzo le abrió el camino a otras colegas para que cumplieran su sueño de participar en canchas foráneas y por cuarta ocasión está nominada a Mejor Jugadora de la Liga Francesa, hablamos de Shirley Cruz Traña.

Ella nació el 28 de agosto de 1985 en San José, tiene siete hermanos y desde pequeña se inclinó por el fútbol, era común verla en las calles de Rincón Grande de Pavas pateando la bola junto a sus amiguitos.

Como no había equipos de mujeres sus papás la inscribieron en la misma oncena en la que jugaban sus hermanos mayores, pero tenían que cortarle el cabello para que no se dieran cuenta que se trataba de una mujer.

Rápidamente comenzó a mostrar sus dotes con el balón, a los 12 años integró los equipos femeninos en los Juegos Estudiantiles; después debutó en la Primera División femenina con el Deportivo Saprissa y en los Juegos Deportivos Nacionales de San Carlos.

Ganó tres medallas de oro en los Juegos Deportivos Nacionales de Costa Rica con San José y Alajuela. Un cetro de los Juegos Estudiantiles con el Colegio de Rincón Grande de Pavas en las categorías A y B.

Con tan solo 16 años la llamaron a la Selección Mayor, donde jugó el Mundial de Canadá 2015, ahí anotó tres goles, llevando por primera vez a Costa Rica a una fase clasificatoria.

Estando en Canadá, una cazatalentos se acercó a ella y le habló de la posibilidad de jugar en Francia, como ella misma indicó a un medio “en ese momento ni siquiera sabía que existía el fútbol profesional femenino”.

Pensó las cosas, las analizó y sin saber una sola palabra en francés más que hola, adiós y buenos días, el 26 de diciembre de 2005 se fue para tierras galas a cumplir su sueño.

Futuro promisorio

Firmó con el Lyon en 2006, un club que estaba construyendo una plantilla para convertirse en una de las potencias del balompié femenino. Gracias a su excelente desempeño fue ascendiendo posiciones, ganó en dos ocasiones la Champions League, en 2011 y 2012, contribuyendo así a los primeros títulos europeos del fútbol femenino francés.

En el verano de 2012 el club París Saint Germain (PSG) la fichó, equipo con el que se mantiene en la actualidad y con el que selló el pase a su quinta final de la Champions League.

En sus 12 temporadas en Francia acumula 67 goles en 294 partidos (37 tantos con el Olympique Lyon entre 2006-2012 y 30 con el PSG del 2012 a la actualidad), seis títulos de la liga francesa, cuatro subcampeonatos, dos Copas y dos Champions femeninas.

Momentos duros

No todo ha sido color de rosa en la vida de Cruz, primero tuvo que sufrir la discriminación y las burlas de algunos de sus maestros y allegados por su afición al fútbol, porque eso es de hombrecitos y las niñas juegan con muñecas, no con bolas.

En mayo del 2008, previo a ganar su primera Copa Challenge de Francia, se enteró de la muerte de su hermano Jimmy, lloró, encontró consuelo en su familia, jugó la final, anotó y le dedicó el triunfo.

En 2014 puso en peligro su trabajo cuando recibió una sanción por parte del PSG por viajar para jugar el premundial en una fecha no programada por FIFA sin contar con la autorización del club, el castigo fue pagar una multa y el riesgo de la continuidad de su contrato.

Cruz también sufrió una lesión en el ligamento cruzado de su rodilla, fue operada y estuvo a punto de retirarse del fútbol, pero pudo más la disciplina, eso sí, como el deporte no es para siempre, está terminando sus estudios en Kinesiología.

Aprendizaje

Más allá de los títulos y del salario que recibe por su trabajo en la cancha, para la mediocampista salir de su casa y valerse por sí misma fue el mayor de los retos, comentó que su mamá siempre la chineó, no sabía ni hacer oficio, a veces llamaba para que le explicaran cómo hacer el arroz.

Cruz no se duerme en sus laureles, tampoco le gusta entrar en polémica como la suscitada el año anterior cuando varios aficionados reclamaron que ella era la primera tica en ganar  una Champions League y no Keylor Navas, pero de inmediato aclaró que ella lo hizo en fútbol femenino y Navas lo estaba en masculino y brindó todo su apoyo al portero del Real Madrid.

El 15 de marzo de 2017 y con motivo Día Internacional de la Mujer, Correos de Costa Rica lanzó una serie de estampillas con su rostro, esto como un reconocimiento a su carrera, mismo homenaje que se le hizo a Christiana Figueres y Sandra Kauffman.

De Rincón Grande de Pavas a París, de ser considerada un bicho raro a ser la mejor futbolista de Centroamérica, Shirley Cruz Traña  sigue coleccionando campeonatos, trofeos, medallas y el aplauso de la afición.

rcastropetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Rita Castro Vargas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *