Sin zapatos no hay moda

Sí es difícil decidir que me pongo, más difícil es buscar unos zapatos que además de hacer juego con la ropa, me hagan sentir la sensación de ser inmensamente feliz”. Carrie Bradshaw

¡Zapatos, zapatos , zapatos…! “Sí es difícil decidir que me pongo, más difícil es buscar unos zapatos que además de hacer juego con la ropa, me hagan sentir la sensación de ser inmensamente feliz”, manifestó Carrie Bradshaw, protagonista de la serie Sex and the City, en uno de sus episodios que desde 1998 invadió la televisión nacional e internacional.

Bradshaw, interpretada por Sarah Jessica Parker, quien se autoproclamó fetichista de los zapatos, vive obsesionada con los manolos, nombre con el que se ha popularizado a los zapatos del diseñador canario Manolo Blahnik. Sin importar lo costoso de la marca, Jimmy Choo, Christian Louboutin y Manolo Blahnik, esta mujer era fiel a sus ideales de moda y prefería quedarse sin comer que a perder el estilo.

Los colores y los estilos, que hagan resaltar la pantorrilla de la mujer son los más buscados de las féminas expresó don Jorge Ortega fabricante de calzado para las mejores zapaterías del mercado costarricense desde hace más de 30 años.

Para Ortega las mujeres prefieren zapatos con tacón de 3 ó 4 centímetros para asistir a su trabajo. “antes las muchachas eran más estrictas y hacían mucha deferencia entre los zapatos para fiesta y los zapatos para trabajar; sin embargo la moda ha cambiado y usan a toda hora lo que les gusta” expresó Ortega con una gran sonrisa en los labios.

La moda es la moda, y aunque sean peligrosas las plataformas ahora están de moda y obligan a llevar un tacón de 10 ó 12 centímetros, ya sea para trabajar o para fiestas. Con tacones altos logran verse y sentirse mucho más altas, pueden comprarlos de cualquier color, pues ya no es una regla combinarlos con la bolsa, la cartera o el cinturón, formales o casuales, los pueden llevar en cualquier ocasión siempre y cuando sepan cuándo y cómo usarlos, finalizó don Jorge.

La mujer actual, relaciona los zapatos con su entorno: es el mejor antidepresivo, las hace sentir femeninas, bonitas, realizadas; cuando no saben qué ropa ponerse, toman cualquier “trapo”, aunque sea todo de un solo color, pero la diferencia la hará un buen par de zapatos, con colores llamativos y/o de moda y así logran resaltar su imagen y sentirse seguras porque tendrán la certeza de que la gente pondrá más atención en su calzado que en el atuendo, además, sienten que les da más formalidad aún en sus peores momentos, afirman algunos psicólogos como Gina Montenegro de la Universidad de las Américas.

rarguellopetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Rosita Argüello Mora

Latest posts by Rosita Argüello Mora (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *