Una violencia de la que poco se habla

1

Existe una forma de violencia de la que poco se conoce y se habla: la exclusión -mediante el desmérito, crítica misógena e invisibilidad premeditada hacia las mujeres miembros de algunas juntas directivas en organizaciones públicas y privadas.

Por “moda” y táctica para transmitir una buena imagen -y no por convicción” algunas organizaciones permiten -en forma limitada y bajo un riguroso escrutinio subjetivo- la entrada de mujeres a juntas directivas. Su posición como miembro del ente es tratada como una “dádiva”, algo parecido a darle un pie de manzana  a un esclavo en los Estados Unidos del 1860.

El comportamiento de la mujer en las juntas directivas es calificado de una forma diametralmente opuesta a la de sus pares. Por ejemplo, si la mujer es crítica, es considerada   “conflictiva” (el hombre es combativo), si es incisiva, la consideran complicada, mientras que el masculino es audaz; si es fuerte de carácter,  argumentan que es una pleitera que genera “anti cuerpos” (él es vertical y transmite poder), si habla poco, dudan de su inteligencia (el hombre es circunspecto) y si interviene con frecuencia en discusiones, entonces parece “una vieja de patio”, mientras que el hombre es “versado”.  Si las miembros faltan a algunas de las reuniones, es irresponsable, vs. el hombre que es una persona “sumamente ocupada”.

Y que no se le ocurra a la mujer osar a aspirar a un puesto de mayor jerarquía dentro de la Junta, pues los dioses masculinos del Olimpo son los que determinarán quién y cuándo las débiles y carnales femeninas de la tierra podrán ser invitadas a pasar por la puerta de entrada al monte más alto de Grecia.

Brincan, saltan, se retuercen, sacuden y encalanbran cuando se les habla de adoptar acciones afirmativas para brindarle espacios igualitarios, representativos y decisionales a las mujeres. De inmediato expresan su oposición férrea a los sistemas de cuotas de género, bajo el argumento de que hay que llegar por mérito, y “hay que saber llegar”, como dice la ranchera mexicana El Rey, pero cuando tienen al frente -y a la par- féminas inteligentes y tenaces, se comportan como ordinarios carroñeros,  minando de forma solapada y recurrente su liderato, para opacarlas y no permitirle entrar a su “territorio”.

Y así podemos mostrar decenas de ejemplos en los cuales la miopía obtusa de algunos  -pocos, pero influyentes- juzgan y violan los derechos de la mujer a participar activamente en organizaciones que influyen directa e indirecta en los destinos políticos, sociales y económicos del país, olvidándose que las Heras, Atenas, Hestia, Deméter, Hebes y Artemisas también fueron dioses del Olimpo, algunas con poderes para combatir y hasta desafiar la muerte.

mbatistapetra@gmail.com

The following two tabs change content below.

Marilyn Batista Márquez

Latest posts by Marilyn Batista Márquez (see all)

Etiquetas

Una Respuesta

  1. liljreyes1@hotmail.com'
    lil

    Últimamente he tenido la.opprtunidad.de.observar.incluso.pude.comversar.con algunas.indígenas.Ngöbe en pleno.San José….al parecer las.traen acá a pedir….durante todo el.día o dabulan o se.sientan en las.aceras….sin hablar….simplemente.esperando recoger.dinero.que.al.parever deben entregar a un varón.que.cada cieero tiempo.pasa a.”darles una.vieltita”…..muchas de ellas.duermen en hoteluchos en pleno.en San José….otras.han djado a.sua.hijos.más grandes.y se.uan traído con ellas.a.los.menores …..

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *