Defensoría de los habitantes en las comunidades

Podríamos quedarnos en nuestro estado de confort, recibir el salario y ver pasar los problemas y las necesidades que acarrean nuestros semejantes en la sociedad costarricense. Sin embargo, como joven periodista y abogado de 35 años, con 10 años en la función pública desde el Ministerio de Seguridad Pública, decidí someterme al escrutinio público para aspirar honrada y desinteresadamente a dirigir la Defensoría de los Habitantes de la República de Costa Rica.

Decidí dar este paso para presentarles respetuosamente una propuesta ciudadana encaminada a escuchar, atender y mejorar el clamor ciudadano, una propuesta fijada a partir de dos ejes transversales: Hacia fuera de la Defensoría y hacia adentro de la Defensoría.

HACIA AFUERA DE LA DEFENSORÍA DE LOS HABITANTES:

COMUNIDADES. Mi propuesta va dirigida en primer lugar a que la Defensoría de los Habitantes de la República vaya a la calle, a las comunidades, a comunicarse con los ciudadanos y no que los ciudadanos donde no hay Oficinas Regionales de la Defensoría tengan como única opción que viajar hasta la Capital para ser escuchados, eso es fortalecer la institucionalidad, eso es crear democracia, eso es crear ciudadanía, eso es proteger a los habitantes, vamos así a fortalecer las Oficinas Regionales y a incursionar donde no las haya.

¿Cómo ejecutaríamos esta primera acción? A través de Dirección de Oficinas Regionales de la Defensoría, con quienes coordinaré la materialización y visitas a las comunidades, con las Asociaciones de Desarrollo y con el Consejo Nacional de Desarrollo de la Comunidad. A partir de la información generada se establecería un mapeo de las denuncias recibidas según el Manual de Macroproceso de Defensa de Derechos de la Defensoría de los Habitantes, se girarían a las Instituciones pertinentes la información recibida y desde la Defensoría daremos seguimiento a la atención de las denuncias interpuestas por los vecinos de las distintas partes del país. A través de los canales de comunicación institucionales rendiremos cuenta al respecto sobre el cumplimiento o no y la atención o no de las necesidades y denuncias ciudadanas. Es necesario que el Defensor de los Habitantes recorra, se reúna en las comunidades de atención prioritaria, poblaciones vulnerables y poblaciones con condiciones o situaciones particulares y que en un diálogo transparente y respetuoso escuche a los y las habitantes de ellas y buscar acciones que reduzcan las brechas en el cumplimiento de los derechos de quienes más lo requieren.

DERECHOS HUMANOS. En segundo lugar, debemos propiciar un respeto absoluto a los Derechos Humanos de todas las personas. Recordemos que los derechos humanos incluyen tanto derechos como obligaciones y son los Estados quienes asumen los deberes de respetar y garantizar estos derechos, de lo cual Costa Rica no está exenta. La obligación de respetarlos significa que los Estados deben ser propositivos, por ejemplo, no puede privar ilegalmente de la libertad a una persona, ni someterla a torturas o tratos crueles. La obligación de garantizar su cumplimiento exige que los Estados deban prevenir su violación, investigar si los derechos son quebrantados y un aliado de los ciudadanos será la Defensoría de los Habitantes. Uno de los temas esenciales del que nos ocuparemos es la protección y defensa de los derechos e intereses de las mujeres ante las acciones u omisiones del sector público o de instancias privadas. Para ello, fortaleceremos el accionar de la Defensoría de la Mujer de la DHR en un trabajo conjunto con otras instituciones. No aceptaré hostigamiento ni abuso sexual contra ninguna mujer y denunciaré a quien tenga que denunciar. Datos de la Defensoría revelan que el 55% de las denuncias que ingresaron en el 2016, por ejemplo, es por hostigamiento sexual, inaceptable. Debe respetarse la Ley 7476 contra el hostigamiento y el acoso sexual en el empleo y la docencia y la Defensoría como contralor de legalidad debe estar vigilante. Ahí estaremos.

Es esencial en este tema darle seguimiento a la implementación de los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) fijados en la Agenda 2030 adoptados el 25 de setiembre del 2015 en la Asamblea General de Naciones Unidas, para ello examinaremos el cumplimiento de las recomendaciones hechas al Estado de Costa Rica por parte de los Comités de Derechos Humanos de Naciones Unidas en aras de propiciar mejor calidad de vida a todas las personas habitantes de nuestro país. Asimismo, promoveremos la participación y publicidad de los Informes que presenta el Estado costarricense ante los Comités de Derechos Humanos de Naciones Unidas para suscitar así el aporte de los diferentes actores y supervisaremos el funcionamiento de la Comisión Interinstitucional para el Seguimiento e Implementación de las Obligaciones Internacionales de Derechos Humanos adscrita al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica ¿Cómo lo haremos? Con la vinculación activa del Defensor y la Defensoría Adjunta en todos estos temas con el apoyo del valioso personal de la Defensoría y de las instituciones del Estado.

AGENDA 2030/ODS. En tercera instancia, nos comprometemos a contribuir a favor de los habitantes con el Estado a la implementación de los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) fijados en la Agenda 2030, propiamente lo enfocado a tres temas centrales: erradicación de la pobreza y combate a la desigualdad; la producción y el consumo sostenible (cambio climático, empleos, etc.) e infraestructura rezagada y comunidades sostenibles; entre otros.

Para ello, es fundamental velar por el cumplimiento del Pacto Nacional por el avance de los ODS suscrito en setiembre del 2016 por el Estado donde el enfoque es “No dejar a nadie atrás” y que busca desarrollar los planes de acción necesarios que permitan avanzar sobre esos objetivos y 169 metas. Además, seremos protagonistas como integrantes del Comité Consultivo del Consejo de Alto Nivel creado mediante Decreto número 40203-PLAN-RE-MINAE para implementar y dar seguimiento a los 17 ODS de la Agenda 2030.

HACIA ADENTRO DE LA DEFENSORÍA DE LOS HABITANTES:

ADMINISTRACIÓN EFECTIVA Y EFICIENTE. Como cuarto eje de acción, velaré por la correcta administración de los recursos públicos de la Defensoría, en una sana y correcta ejecución por parte de los órganos fijados en el Estatuto Autónomo de Organización de la Defensoría de los Habitantes de la República, empezando por el sano ejemplo del Despacho del Defensor que presidiría, así como el Consejo de Directores, la Dirección de Admisibilidad, las Direcciones de Defensa, la Dirección de Promoción y Divulgación de Derechos, la Dirección de Oficinas Regionales, la Dirección de Asuntos Jurídicos, la Dirección Administrativa y la Dirección de Planificación Institucional. Asimismo, dichos órganos contarán con el respaldo de este servidor en aras de brindar un servicio de calidad, con eficiencia y eficacia que redundará en un ambiente laboral propicio y en una garantía directa de los derechos ciudadanos. Aunado a ello, fortaleceremos la Red Interinstitucional de Transparencia. Cuanta más transparencia (publicidad proactiva), menos necesidad de demanda de información porque ya estará expuesta (publicidad pasiva). Cuanta más transparencia, mayor participación porque la ciudadanía podrá opinar al tener datos fiables. Cuanta más transparencia, mayor garantía de cumplimiento de las políticas públicas pues se podrán evaluar.

COMUNICACIÓN DIÁFANA. La comunicación constante con funcionarios de la Defensoría de los Habitantes en aras de efectuar evaluaciones periódicas que permitan encaminar acciones de mejora que se reflejarán en un excelente servicio al usuario. Para ello, dictaremos las políticas públicas necesarias, las estrategias y las acciones a seguir para el logro de los objetivos, donde coordinaremos reuniones de trabajo con el personal. La comunicación es la esencia de la actividad organizativa y es imprescindible para su buen funcionamiento. Una buena comunicación mejora la competitividad de la organización, su adaptación a los cambios del entorno, facilita el logro de los objetivos y metas establecidas, satisface las propias necesidades y la de los participantes, coordina y controla las actividades y fomenta una buena motivación, compromiso, responsabilidad, implicación y participación de los funcionarios con el usuario en un buen clima integrador de trabajo.

Cinco ejes concretos que materializaremos con el esfuerzo de todo el equipo humano con el que cuenta la Defensoría de los Habitantes de la República, en estricto apego a lo que dicta la normativa vigente y, ante todo, en respeto absoluto a los derechos humanos ratificados por Costa Rica a nivel nacional e internacional.

Seremos un puente, no una muralla ni una obstrucción al desarrollo de Costa Rica, todo en beneficio de los habitantes de la República. Uniremos rencores por el bien de los habitantes de nuestro país que, pese a sus distintas preferencias partidarias, claman ahora por la bandera color blanco, azul y rojo, todo por una mejor calidad de vida, por un mejor país ¡Me comprometo!

_

Por Carlos Eduardo Hidalgo Flores
Periodista/Abogado/Candidato Defensoría


Publicado

en

por

Etiquetas:

Salir de la versión móvil