Madre e hija ofrecen suculentas, cactus y otros productos para la comunidad escazuceña

En cada rincón de Costa Rica habitan personas que enfrentan su realidad con positivismo y entrega, gente que ha decidido emprender con pequeños negocios para salir adelante y cumplir sus sueños. Katherine Masís Agüero en compañía de su madre, la señora Lorena Agüero, decidieron iniciar su propio negocio el cual está lleno de tonos verdes y mucha ilusión de por medio.

“Germinando historias” es un proyecto que en octubre próximo cumplirá tres años y se encarga de ofrecer cactus, suculentas y otros productos relacionados con el mundo de las plantas. Negocio que fue preparado con mucha entrega, ya que estas dos apasionadas mujeres recibieron cursos y técnicas para emprender.

“Este emprendimiento surge de la necesidad -y pasión- de crear un ingreso adicional para poder pagar los gastos de la universidad. Esto por el amor que le tengo a este tipo de plantas desde hace más de 10 años, además mi madre, enferma pensionada, quería desde hace mucho tiempo empezar un negocio, pero no sabía en qué, pero de manera muy natural empezamos juntas a crear ideas y así nació Germinando Historias”, aseveró la joven emprendedora.

Este negocio además de su venta de plantas, también se encarga del cuidado, cultivo y mantenimiento de las plantas conocidas como suculentas, además trabajan con diferentes tipos de macetas, desde la impresión en 3D, cerámica, madera y resinas, además, los diseños y pinturas se realizan totalmente a mano. También estas emprendedoras realizan accesorios de porcelana fría y stickers con la temática de cactus y suculentas.

Para este emprendimiento femenino es muy importante el compromiso y que las personas conozcan cada día más sobre estas interesantes plantas, sin embargo, el camino no siempre ha sido sencillo para esta madre e hija.

“Cuando se inicia en este tema de emprender, no se sabe muy bien a lo que se va, es un azar, sin embargo, son las mismas personas y experiencias las que te van enseñando el camino, no siempre es sencillo, pero cuando se ama lo que se hace, desistir no es una opción. Personalmente, siento que la clave está en ser constante, hay que innovar y hacer las cosas con cariño, lo demás llega por añadidura”, indicó Masís.  

Esta joven y su mamá aseveran que debido a la pandemia las ventas se han visto afectadas, sin embargo, la constancia y perseverancia han sido grandes aliados en los momentos bajos.

Ellas comercializan estos productos en diferentes espacios, desde las redes sociales en Facebook e Instagram con envíos personales o por Correos de Costa Rica, también los amantes de las suculentas pueden visitarlas (con las medidas respectivas de higiene) en su espacio en San Antonio de Escazú o bien, las personas interesadas en adquirir estas plantas podrán encontrar a este dúo de emprendedoras en los “Miércoles de Feria” en el Centro Cívico Municipal de Escazú desde las 11:00 a. m. y hasta las 7:00 p.m.

“Todo se resume en amor”

Además de los cuidos regulares que deben de tener los negocios, esta familia de mujeres ha encontrado en el amor el ingrediente principal de su éxito para seguir germinando historias.

 “Todo se resume en amor, yo a las plantas les digo que irán con nuevos dueños y que tienen que estar bien bonitas a donde vayan-eso las personas no lo saben- pero todas ellas llevan mi cariño y siento que ese es mi mejor sello. Además. diría que la calidad en el trabajo, acabado y detalles son siempre la mejor muestra de nuestra marca”, finalizó la emprendedora escazuceña.