SERIE MUJERES QUE CAMBIARON EL MUNDO

Su trabajó convenció a muchos escépticos de la urgencia de evacuar zonas vulcanológicas, lo cual salvó miles de vidas.

Katia Krafft (1942-1991) nacida en Francia, fue una  vulcanóloga conocida como pionera en fotografiar y filmar volcanes en erupción, a menudo a 30 cm de distancia de la lava.

Desde pequeña se interesa por la geología y le atrajeron mucho los volcanes; le apasionaban los documentales y los videos sobre éstos. A los 7 años viajó con sus padres a Sicilia para ver el Etna, el Estrómboli y el Vulcano. A los 14 años, se convirtió en miembro de la Sociedad Geológica de Francia.

Estudió en la Universidad de Estrasburgo, donde se especializó en física y geoquímica. Su primer trabajo de vulcanología sobre sitios activos fue premiado por la Fondation de la Vocation en 1969.

Katia conoció a su esposo, Maurice Krafft, en la Universidad de Estrasburgo y comenzaron su carrera de observadores de volcanes poco después. Con poco dinero, ahorraron para un viaje a Stromboli donde fotografiaron su erupción. Notando que la gente estaba interesada en sus documentos sobre erupciones, pronto hicieron una carrera de ello, lo que les permitió viajar por todo el mundo.

Los Krafft eran a menudo los primeros en llegar a un volcán activo, siendo respetados y envidiados por muchos vulcanólogos. Sus secuencias de los efectos de las erupciones volcánicas eran un factor importante para beneficiarse de la cooperación de las autoridades locales que observaban la amenaza volcánica. Un buen ejemplo de esto fue después del comienzo de la actividad del monte Pinatubo en 1991, donde su vídeo de los efectos de la erupción del Nevado del Ruiz en Colombia fue mostrado a un gran número de personas, incluyendo a la presidenta filipina Cory Aquino, y convenció a muchos escépticos de que la evacuación de la zona sería necesaria.

Para ellos era importante expandir la información sobre volcanes de todas las maneras posibles: conferencias, libros (Les Volcans o Volcans et tremblements de terre), programas de televisión, entrevistas y  exposiciones como El hombre frente a los volcanes, presentado en Kagoshima en 1988 y en Fontainebleau en 1989. Filmaron películas en la cima de los volcanes activos más peligrosos del mundo, como parte de las actividades realizadas para divulgar toda esa información.

La pareja había hecho expediciones a Italia, Islandia, Indonesia, África, América, Reunión, Hawái y Nueva Zelanda, entre otros países. Gracias a los reportajes que crearon les otorgaron dos premios: el Prix de la Société de Géographie de Paris (Premio de la Sociedad Geográfica de París) y el Prix de l’Exploration, en 1975.

En junio de 1991 mientras filmaban las erupciones del monte Unzen, fueron atrapados por un flujo piroclástico, que en cuestión de segundos ocupó todo el valle donde se encontraban los Krafft. Murieron en el acto junto a 40 periodistas que también cubrían las erupciones.