Si estamos en teletrabajo, con mayor razón es necesario aumentar el tiempo que le dedicamos al ejercicio

Es realmente preocupante lo que ha venido pasando en el país a raíz de la actual pandemia. He recibido muchas preguntas con relatos que describen como en cuestión de unos meses muchas personas han experimentado aumentos sustanciales de peso.

A veces se olvida que el trajín cotidiano, tomar el bus, ir a comer a la soda de la esquina, movilizarse en el trabajo “de aquí para allá” subiendo y bajando escaleras, hacer filas, solo por citar algunas de las faenas usuales de tipo laboral, representan un gran gasto energético, que no sucede cuando se asume el teletrabajo.

Está comprobado que el ejercicio mejora el estado de ánimo de forma natural, ya que puede aliviar el estrés, la depresión y la ansiedad, además de aumentar la fuerza muscular, lo cual permite realizar otras actividades físicas.

En el día laboral de teletrabajo, solo es necesario dar unos cuantos pasos, a veces tan pocos como de la cama a la computadora, de la computadora al televisor, y de ahí nuevamente a la cama, con dos o tres idas al baño y a la cocina y “pare de contar”.

Entenderá que el gasto energético es muy bajo, y si a eso le sumamos cierto descuido con la alimentación, debido a la facilidad de mandar traer comida, y peor aún si es “comida chatarra”.

Debemos comprender que con el teletrabajo es necesario aumentar el tiempo que le dedicamos al ejercicio, y ser muy cuidadosos con las tentaciones culinarias. Para aquellos que esforzándose no logran recuperar su peso ideal es recomendable buscar ayuda profesional.